Policía y Ejército habían advertido al Gobernador del Caquetá acerca de un ataque inminente

El mismo día del ataque, el Personero de Solano, Caquetá, Carlos Mario Carvajal (a través de un video por redes sociales) acusó al gobernador Gasca de haber realizado ese viaje con un solo fin: hacer proselitismo y le afirmó que el ataque era “un hecho previsible” y que se podía haber evitado.

Molano sindicó a las disidencias del frente 62, al mando de ‘Calarcá’, por quien se ofrecen 1.000 millones de pesos en recompensa, y dijo que esta estructura es la responsable “de desplazamientos masivos, secuestros, extorsiones y asesinatos de líderes sociales en la región”.

Y aunque la Gobernación dijo que el viaje fue para inaugurar una carretera muy importante para el departamento, el Personero insistió en que se trató de un viaje para hacer proselitismo a sabiendas del peligro y que los policías “fueron puestos como carne de cañón para alimentar la vanidad política de un partido tradicional, y saciar el deseo de guerra de los grupos armados”.

Diferentes dirigentes consultaron con fuentes sobre la bitácora del desplazamiento, si el Gobernador había sido advertido del peligro de realizar dicho desplazamiento y si había algún político o candidato acompañando el desplazamiento.

En un documento de 17 páginas en las que Ejército y Policía detallaron la agenda del desplazamiento vía terrestre desde Florencia con destino a la inspección La Unión Peneya, del municipio La Montañita, Caquetá.

En el mismo se sustenta que en al menos tres ocasiones (días previos al viaje), Ejército y Policía le advirtieron al gobernador del riesgo inminente y la posibilidad latente de un ataque.

Y se reporta en el registro de acompañantes que en el trayecto de ida estuvo Héctor Mauricio Cuéllar Pinzón, actual aspirante a la Cámara de Representantes por Cambio Radical, el mismo partido del gobernador.

Sentida despedida

El día de ayer fueron trasladados a sus lugares de origen los cuerpos de los patrulleros Miguel Ángel Bernal Espitia y William Rodolfo Echeverría Velasco, los uniformados que fallecieron el sábado tras el ataque a la caravana del gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca.

Entre tanto, en un centro médico de Florencia se encuentran cinco policías que quedaron heridos, uno de ellos en delicado estado de salud.

El gobernador rechazó el atentado y lamentó la muerte de los uniformados, a quienes calificó como héroes y se solidarizó con sus familias.

Por la gravedad del ataque, ayer se realizó un consejo de seguridad en Florencia, que presidió el ministro de la Defensa, Diego Molano Aponte, quien destacó la labor de la Fuerza Pública al afirmar: “Es necesario señalar que gracias a la capacidad de reacción, y a pesar de las dificultades de nuestra propia Policía, lograron extraer a los heridos, desactivar dos artefactos explosivos que aún no habían detonado, proteger la vida del resto de los soldados y policía y del resto del gabinete del gobernador”.

Fuente LaNacion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here